Newsletter

Suscribete a nuestros news letter y sera informado de las noticias y promociones

Cesta  

No hay productos

Envios 0,00 €
Total 0,00 €

Comprar

Limpieza tras colocación y tratamiento


Limpieza

Una vez colocado el mosaico de baldosas hidráulicas y después de haberlo limpiado con una fregona y agua con jabón neutro, nunca con productos químicos o lejía ya que estropearía las baldosas, habrá que esperar a que el suelo se seque perfectamente para evitar que salgan manchas cuando se le aplique un tratamiento para suelos. Las baldosas hidráulicas deben estar completamente secas antes del  empezar con el tratamiento, es decir, deben respirar y evaporarse toda la humedad de la obra. La evaporación del agua de la obra al colocar las baldosas hidráulicas puede dejar en la superficie unas manchas blancas que desaparecen con el lavado al agua del mosaico hidráulico. Si quedasen manchas después de la obra de cemento o pintura se deben quitar frotando con un estropajo verde o con un papel de lija al agua del número 600, que permite a la baldosa mantener su tacto sedoso.

Baldosas hidraulicas tras la realización de las labores de limpieza y la aplicación de tratamientos

Tratamientos

- Encerado del suelo: Es el tratamiento de suelos utilizado de forma habitual y tradicional en los mosaicos antiguos. La cera consigue proteger la baldosa hidráulica, avivar sus colores y dejar un suelo satinado muy bonito. En su primera aplicación deberá verter la cera líquida pura para cubrir la baldosa hidráulica. Para el posterior mantenimiento, se podrá añadir mensualmente un tapón de dicha cera al cubo de agua al lavar el suelo.

- Cristalización: Este tratamiento le proporciona a su suelo una terminación brillante, noble, como la de las mansiones de la primera mitad del siglo XX. Su aplicación sobre las baldosas hidráulicas las endurece, protege y resalta los colores de las mismas. Es un proceso delicado, por ello recomendamos que se ponga en contacto con un profesional para su aplicación.

- Productos impermeabilizantes, tapa poros: Estos tratamientos protegen del agua, las grasas y otras manchas. Se aplica con un rodillo, brocha o esponja creando una capa fina del producto, esparciéndolo de forma uniforme y evitando una aplicación excesiva del mismo. Estos productos penetran perfectamente dentro de la baldosa sin dejar restos superficiales.